La diferencia entre cláusulas de delimitación del riesgo y las cláusulas limitativas de derechos.

Publicada en Publicada en Uncategorized

Dentro de las cláusulas relevantes de los Contratos de Seguro, encontramos las de delimitación del riesgo y las limitativas de derechos. Para entender mejor la distinción entre ambas, acudiremos a las Sentencias del Tribunal Supremo más recientes que complementan la mención genérica que el artículo 3 (1er párrafo) de la Ley de Contrato de Seguro hace sobre las mismas.

Art. 3.1er párrafo LCS: “Las condiciones generales, que en ningún caso podrán tener carácter lesivo para los asegurados, habrán de incluirse por el asegurador en la proposición de seguro si la hubiere y necesariamente en la póliza de contrato o en un documento complementario, que se suscribirá por el asegurado y al que se entregará copia del mismo. Las condiciones generales y particulares se redactarán de forma clara y precisa. Se destacarán de modo especial las cláusulas limitativas de los derechos de los asegurados, que deberán ser específicamente aceptadas por escrito.”

Para empezar, las cláusulas de delimitación del riesgo se incluyen en las condiciones generales del Contrato de Seguro y determinan qué riesgo se cubre, en qué cuantía, durante qué plazo y en qué ámbito espacial (tal y como señala la STS de 14 de julio de 2015, así como su antecesora STS de 15 de octubre de 2014). En resumen, las citadas sentencias afirman que las cláusulas de delimitación del riesgo son las que concretan el objeto del contrato y los riesgos (todo acontecimiento fuera de aquella delimitación no está cubierto).

Por el contrario, la cláusulas limitativas de derechos restringen, condicionan, o modifican el derecho del asegurado a la indemnización en cuanto se ha producido el riesgo objeto del seguro. Sin embargo, para la validez de éstas últimas, y a diferencia de las anteriores,  hay que estar a tenor de la redacción del párrafo primero del art. 3 de la citada Ley de Contrato de Seguro, que exige la inclusión de las mismas en las condiciones particulares y la necesidad de destacarse éstas de modo especial y ser aceptadas específicamente por escrito.

Ante ésta breve y escueta mención de la Ley, la jurisprudencia ha tratado de aclarar el requisito formal del resalte de la cláusula limitativa y el requisito sustancial de aceptación específica por escrito, con la finalidad de determinar cuándo y cómo debe considerarse que el asegurador cumple con los requisitos de validez de las cláusulas limitativas. Y así lo hizo en su más reciente STS 76/2017 de 9 de febrero en la que se resuelve el requisito de la necesidad de destacarse, admitiendo cualquier forma que permita que la cláusula limitativa no pase desapercibida para el tomador, permitiéndole un conocimiento exacto del riesgo cubierto. En cuanto a la exigencia de ser especialmente aceptadas por escrito es una exigencia añadida al anterior, por lo que resulta imprescindible la firma del tomador en el contrato general  y además en las condiciones particulares.

Para terminar, teniendo en cuenta tanto la numerosa jurisprudencia sobre la materia, como la propia Ley de Contrato de Seguro, la formulación de las anteriores diferencias podría resumirse en la idea de que,  para la validez y eficacia de las cláusulas de delimitación de riesgo basta que estén destacadas y aceptadas de forma genérica, por lo que es suficiente el  consentimiento general del  tomador en orden a la conclusión del contrato, mientras que las cláusulas limitativas de los derechos del asegurado exigen la aceptación específica y su suscripción.

 

Fuente: Beneyto abogados

Deja un comentario