Comunicado del consejo general .Bancaseguros.

Publicada en Publicada en bancaseguros

 

EL SILENCIO DE LOS CORDEROS

 

 

Primero, fue la mediación de seguros quien denunció abiertamente, y sin subterfugios, ciertas formas de actividad aseguradora de los bancos. Y desde el primer día, no ha dejado de manifestar su incomprensión, malestar, indignación y desconcierto por la forma de actuación de la mayoría de las entidades financieras, cuando imponen o exigen un seguro en la contratación de un crédito, o utilizan los datos de los clientes de los agentes y corredores de seguros y de las entidades aseguradoras para ofrecer sus propios seguros. Obviamente, lo que antecede ha sido negado sistemáticamente por la banca y ha tenido pocas denuncias públicas de los afectados, dada la situación precaria en que se encuentran al solicitar el crédito. La propia banca se ha curado en salud y no presenta, en la mayoría de los casos, oferta económica por escrito que sirva de prueba para su denuncia.

 

El Consejo General lleva observando y denunciando desde hace mucho tiempo lo que ha denominado ‘mala praxis bancaria’. Ha remitido artículos de opinión, notas de prensa y comunicados públicos, ha mantenido contactos con la DGSFP, Unespa, Tribunal de Defensa de la Competencia, Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, Defensor del Pueblo, y ha creado una comisión interna para estudiar las actuaciones consideradas ‘ilícitas’ de la banca… el Consejo General ha sido y es activo, pero también es muy prudente en las denuncias públicas dada la gravedad de la acusación.

 

Esta semana, el Consejo General ha tenido conocimiento de las declaraciones de Diego Murillo, presidente de la Agrupación Mutual Aseguradora (AMA), realizadas en el portal ‘Dinero y Salud’, cuya síntesis reproducimos: “El comportamiento de los bancos es ahora mismo un tema tristísimo para nosotros. De forma poco ética, tal y como afirmó el presidente de MAPFRE en el Fórum Europa, están aprovechándose de los datos que tienen de nuestros clientes para ofrecerles una póliza más barata”.

De las declaraciones de MAPFRE a las de AMA, han transcurrido pocas semanas. La principal aseguradora del país, que preside Antonio Huertas, sorprendió al sector asegurador y financiero con unas declaraciones muy duras, correctas en las formas, pero contundentes en el fondo. Sus palabras fueron aplaudidas por la mediación de seguros y este Consejo General remitió un comunicado a los medios de comunicación, felicitándole por su actitud y realizando una serie de reflexiones que queremos recordar.

 

La primera reflexión es el silencio. Siendo MAPFRE una aseguradora cuyo papel en el mercado español es influyente, apenas han generado ruido y adhesiones unas palabras que debieran haber causado más impacto y reacciones públicas, y no creemos que se trate de lo que comúnmente se denomina ‘discreción del seguro’, sino que lo situaríamos en la complicidad de los silencios. La banca, podemos decirlo así, ha contaminado el seguro y esta contaminación, inevitablemente, tiene sus afectados, como son los agentes, corredores de seguros y los consumidores, perjudicados directamente, y las aseguradoras, en un doble rasero; por un lado, las aseguradoras que trabajan con agentes y corredores de seguros esencialmente, pero también ha contaminado a las aseguradoras multicanal que mantienen relaciones con la banca. La situación se asemeja a una madeja de hilos cuyo cabezal no se sabe dónde está, o simplemente, que nadie quiere encontrar.

 

En esta situación, Diego Murillo vuelve a denunciar la situación. Y sus formas son más directas; habla de la banca y de Unespa. Este Consejo General quiere recordar que en su último comunicado público ya solicitó que las instituciones más representativas del sector deberían hacer público su posicionamiento, más allá de los intereses particulares, porque lo que se está denunciando puede que vaya más allá de una ‘mala praxis’.

 

El Consejo General se pregunta si en verdad nadie quiere alzar la voz y desbrozar el hilo de los silencios. Lamentablemente, van apareciendo en un lento goteo declaraciones sin que nadie tome las riendas de la situación. El Consejo General trabaja a fondo a través de su comisión de bancaseguros y de los Colegios de Mediadores de Seguros de toda España. En cambio, las aseguradoras de este país deberían opinar abiertamente, no sea que la discreción de los silencios dé paso a la complicidad de los silencios.

 

En una segunda reflexión que en su momento realizó públicamente el Consejo General, se solicitaba que la DGSFP tuviera voz en este contencioso. Es cierto que ha opinado en ocasiones, pero con tan extremada prudencia que no satisface a casi nadie. Las denuncias públicas de los señores Huertas y Murillo deberían provocar reacciones abiertas del órgano de control, porque lanzan tales acusaciones que, como mínimo, debieran analizarse y ‘estudiarse de oficio’.

Lo mismo sucede con Unespa. No es bueno para el sector asegurador que el manto del silencio proteja una situación que un día podría devenir ingobernable. El sentido común que tiene el Seguro, y que demuestran sus dirigentes, obliga a cambiar el rumbo de la situación antes de que esto se convierta en una algarabía. En todo caso, bienvenidas las palabras de Diego Murillo, como aplaudiremos otras que puedan venir, pero no esperemos a que la situación se degrade. El significado de los silencios puede ser tan grave como las palabras de Antonio Huertas y Diego Murillo.

El Consejo General quiere, una vez más, pedir a los agentes y corredores de seguros de España que se mantengan firmes en su trabajo de análisis y denuncia de los comportamientos de ‘mala praxis’, vengan de donde vengan. En este sentido, el Consejo General, como portavoz institucional de la mediación de seguros, también quiere pedir a las aseguradoras, a Unespa y a la Dirección General de Seguros y Fondos Pensiones, que se sumen a su iniciativa de romper esta dinámica perversa del mercado. Hagámoslo ahora, antes de que la imagen del sector asegurador termine en la misma palestra que la del sector financiero. Que el orgullo asegurador no devenga en vergüenza es responsabilidad de todos.

 

Deja un comentario