Seguros para volver a casa.Repatriación.

Publicada en Publicada en Seguros repatriación

file000175576902-001

 

El aumento de las personas extranjeras en España, en los últimos años, ha creado nuevas necesidades y las entidades aseguradoras comercializan, para este colectivo, el seguro de repatriación conocido también con la denominación de seguro de deceso para extranjeros.

El perfil de los extranjeros

El sector de los seguros tiene la confianza de que es una idea benéfica en ofrecer las pólizas de repatriación a un colectivo dentro de las fronteras de España.

Los datos emitidos por el Instituto Nacional de Estadística nos hace pensar que España es un país de gran importancia económica y demográfica. Según el INE 2012, en España residen 5,7 millones de personas extranjeras y representa 12,14% del total de la población. La inmigración en España es muy variada y los colectivos más números son de la Unión Europea (34,45% de la población inmigrante) y el norte de África (14,83 % de la población inmigrante).

Seguro para españoles

Este tipo de seguro es contratado, también, por los españoles que suelen viajar a menudo y a través de esta póliza quedan protegidos fuera de España.

Algunas entidades aseguradoras lo incluyen en el Seguro de vida aplicándole varias modificaciones, tanto en la garantía de los importes como en la cobertura que cubre la prestación de algunos servicios.

La póliza de seguro de repatriación cubre gastos tales como: gastos farmacéuticos, gastos médicos e incluso un traductor en caso de hospitalización.

Las primas que se deben pagar son muy variables. El importe de las primas es variable debido a la diferencia de distancias entre países. Es decir, no es lo mismo trasladar desde España al Norte de África que a América Central.

La prima de la póliza del seguro de repatriación puede variar, por la cubertura de “imprevistos” y otra cobertura para el uso de tarjetas de crédito a la fecha del siniestro. El importe de la prima con coberturas generales será establecido en función de la permanencia en extranjero.

Las entidades aseguradoras tienen un conjunto variado y completo de coberturas para ofrecer seguridad y protección a las personas extranjeras. Las pólizas de seguro que tienes un porcentaje de demanda más alto son las que incluyen en la cobertura principal el servicio de repatriación.

Los gastos para repatriar un cuerpo suelen ser son muy caros, con frecuencia inalcanzables, para un colectivo que en su mayoría tiene un nivel de ingresos justo, por tener que enviar a casi toda su familia.

Cobertura del seguro de repatriación

El objetivo del seguro de repatriación es apoyar las dificultades del colectivo extranjero para cumplir su último deseo: ser enterrado en la tierra donde nació. Son productos de seguros creados para los extranjeros con residencia en España y suelen cubrir la repatriación en caso de deceso en el ámbito de cualquier país de la Unión Europea y otros países, según las informaciones comunicadas por las compañías aseguradoras. En general, el seguro de repatriación garantiza los costes del traslado de la persona fallecida al aeropuerto internacional más cercano a su destino, en el país del origen y el billete de ida-vuelta para la familia acompañante. Una póliza de seguro de repatriación tiene dos coberturas: una cobertura base y otra adicional.

Una cobertura base ofrece la garantía para 4-5 elementos de los siguientes:

  • Los gastos de repatriación del fallecido en su país de origen y el traslado a la localidad de inhumación en el país de origen.
  • Los gastos de viaje para una persona acompañante.
  • Los gastos del servicio de tanatorio (en España).
  • La organización, gestión y organización del servicio de decesos por personal especializado.
  • La gestión, coordinación y organización del servicio a miembros familiares no asegurables.
  • Los gastos extraordinarios derivadas por servicios médico – legales.
  • Los gastos derivadas por el servicio de orientación jurídica.
  • La tramitación y gestión de varios documentos tras el fallecimiento (certificado de deceso, pensiones, sucesiones).
  • Los gastos derivados por el servicio de atención psicológica.
  • Posibilidad de conservación del ADN (para la elaboración de estudios de enfermedades genéticas).

Una cobertura adicional ofrece la garantía para 2-3 elementos de los siguientes:

  • En caso de accidente: capital de cirugía estética.
  • En caso de fallecimiento: doble capital por deceso de ambos cónyuges.
  • Los gastos médicos derivados por su traslado de urgencia en el extranjero.
  • Los gastos derivados por el traslado de un médico especialista del extranjero.
  • Para sus acompañantes se ofrece asistencia a acompañantes y menores en caso de fallecimiento, accidente o enfermedad del asegurado.
  • Pago de un subsidio diario por hospitalización.
  • Asistencia médica Post-Hospitalaria.
  • Tele asistencia.
  • Se pueden añadir algunas coberturas con características sanitarias:
    • Orientación médica a través de la línea telefónica.
    • Los gastos generados por la investigación del segundo diagnostico.
    • Cobertura odontológica; crio-preservación de las células madre del cordón umbilical.

El seguro de repatriación o el seguro de deceso para extranjeros residentes en España, está diseñado para las personas extranjeras, con edad menor de 65 años, que necesitará ser repatriadas a su país de origen, en caso de ocurrir su deceso en España.

Modalidades de pago

Las entidades aseguradoras justifican que el precio es muy motivador en comparación con los gastos que supone una repartición por cuenta propia. Es decir, la prima correspondiente es muy baja para la garantía que ofrece. El traslado de un cuerpo desde España puede llegar a tener uno gasto desde 5.000 euros (para los países de Europa) hasta 8.000 euros (para los países de América Latina).

El precio se fijará en función de la edad y del país de origen (lugar donde será trasladado en caso que ocurre su deceso en España). El importe de la prima anual suele ser desde 70 hasta 110 euros, según las características de la persona contratante y de las coberturas que se necesita. Normalmente a las personas que mayores (hasta 65 años) se les ofrece la posibilidad de abonar un pago único.

Los seguros de repatriación se pagan de manera semestral o anual, pero es recomendable pagarlo anualmente, porque cuanto más pequeño sea el fraccionamiento, pagaremos más recargos que nos aplica la entidad aseguradora.

Si eres residente en otro país, adjunta a tus documentos de extranjero un seguro de repatriación.

La normativa legal en España

El traslado de un cuerpo implica también el cumplimiento de varias normas legales del Estado español. Conforme con el Decreto 2263/1974 publicado en B.O.E (17/08/1974) los pasos de interés son los siguientes:

El representante del fallecido o los familiares comunicará al Consulado (Embajada) acreditado en España, la tramitación necesaria para recibir la autorización para que permita el traslado del cadáver a su país de origen

A través del Consulado se solicitará otra autorización emitida por la jefatura Provincial de Sanidad. Se adjuntará a la copia de la solicitud: el certificado médico de defunción, los datos del fallecido (nombre, apellidos y domicilio del fallecido), datos del deceso (fecha, lugar y causa del deceso), modalidad de transporte, especificar la frontera donde se verificará la salida del territorio nacional, el país de destino y modalidad de embalsamiento.

Algunas características obligatorias para el féretro: estará compuesto por dos cajas.La caja exterior debe ser de madera fuerte que tenga el menos 20 mm de espesor y abrazaderas metálicas que no distarán entre sí más de 60 cm. La caja interior podrá ser de láminas de plomo de mínimo 2,5 mm de grueso, láminas de cinc de mínimo 0.45 mm o de cualquier otro tipo de materia prima, que ha sido previamente aprobado por la Dirección General de Sanidad mediante la resolución publicada en el B.O.E.

El traslado al extranjero de los restos de un cuerpo fallecido se hará en cajas especiales de restos y las cenizas de cremación en estuches. Para autorizar la salida (y por extensión, la entrada) y traslado de cuerpos fallecidos en España será obligatorio que sean embalsamados o sometidos a procedimientos de conservación transitoria hasta su inhumación.

Para el transporte de un estuche de cenizas o su depósito posterior no se exigirá ninguna inspección sanitaria.

Las instituciones delegadas en España para, la regulación sanitaria mortuoria, son los Gobiernos Autonómicos Regionales pero en los casos de traslado internacional el Gobierno de la Nación tiene autoridad total para la regulación de todo el expuesto anteriormente.

El fallecimiento de un ser apropiado es la más dura situación a que somos sometidos a largo de nuestra vida, pero la situación se complica más cuando esto no ocurre en el país de origen. Aparte del impacto emocional, se añade los efectos económicos y los procedimientos para llevar a cabo toda esta situación. Según los datos presentados arriba, un proceso de repatriación no es una acción muy simple y a la hora de ocurrir el riego necesitarás a alguien que solucione todo. Algunas aseguradoras se encargan de todo el procedimiento, otras abonarán posterior los gastos de repatriación .

Si desea obtener información rogamos se ponga en contacto con nosotros en el 696601914 , o nos remita email a solopolizas@solopolizas.es

Un cordial saludo.

 

Deja un comentario